Los nuevo trajes espaciales de la NASA

El miércoles 16 de octubre la NASA presentó los nuevos trajes que usarán sus astronautas para las próximas misiones a la Luna y Marte.

Presentaron dos modelos, el “Sistema de Supervivencia de la Tripulación de Orión” de color naranja y que, ha sido diseñado para la fase de lanzamiento y de reingreso. Y el “Unidad de Movilidad Extravehicular de Exploración“ con los colores de la bandera de Estados Unidos, y es el que será usado para las caminatas en la Luna y Marte.

Estos modelos aún están en fase de desarrollo, pero la NASA espera tenerlos listos para 2024, fecha prevista de la misión Artemis en la que se tratará de volver a la Luna, algunas de las innovaciones de estos trajes es que son unisex, lo que permitirá que una mujer pueda pisar la Luna, no llevarán cremalleras lo que los hará menos penetrables por sustancias espaciales, son más flexibles, permitiendo a los astronautas hacer gestos cotidianos como doblar las rodillas o inclinarse, que hasta ahora era una tarea complicada y, podrán aguantar temperaturas de entre -156 y 121 grados centígrados.

Pero, ¿cómo eran los primeros trajes espaciales?

El primer prototipo de un traje espacial fue la escafandra estratosférica, diseñada en 1935 por el ingeniero militar español Emilio Herrera. Su traje permitía total movilidad, protegía de la radiación solar, resistía los cambios de temperatura y las presiones extremas, y suministraba oxígeno gracias a una botella con autonomía para más de dos horas. El traje estaba hecho con una superposición de capas, una primera de lana, otra de caucho, una tercera de lona reforzada con cables de acero y una última capa reflectante de plata para evitar el calentamiento. Este prototipo sentó un precedente que inspiraría futuros diseños, utilizados por los Estados Unidos en la carrera espacial.

El primer traje espacial utilizado por un ser humano en el espacio fue el traje intravehicular Sokol SK-1, fabricado por la Unión Soviética para el vuelo de Yuri Gagarin, el 12 de abril de 1961.

Y, ¿Cómo y de qué están hechos?

Entre las principales partes de un traje espacial se pueden distinguir:

  • Perneras: El traje se compone de unos pantalones y un anillo ventral ajustable en altura y anchura para ser usado por distintas personas.
  • Tronco: Al anillo ventral se acopla una camisa con anillos en las muñecas y el cuello.
  • Guantes: Son una parte especialmente cuidada porque debe permitir cierta sensibilidad para manejar herramientas y al mismo tiempo protegerle del espacio exterior. Suelen ser hechos a medida.
  • Casco: Es otra pieza de especial delicadeza pues debe permitir una amplia visibilidad, ser robusto, tener varias pantallas para proteger los ojos de la radiación sin impedir ver, ofrecer uno o dos micrófonos para la radio, auriculares y una pantalla donde aparezcan mensajes escritos.
  • Mochila: En ella van las botellas de aire para poder respirar, el regulador para compensar la diferencia de presión, las baterías y la radio.
  •  Tubos de evacuación: Una serie de conductos para permitir al astronauta orinar y defecar si fuese necesario sin que suponga un peligro ni una molestia. Hay que tener en cuenta que algunos paseos espaciales pueden prolongarse durante horas (para la reparación del Telescopio espacial Hubble fue necesario una EVA de 26 horas).

Se diferencian dos tipos de traje según para la fase en la que sea usado

  • Extravehicular, se utiliza para cuando están fuera de la nave y están provistos del módulo extravehicular que utilizan los estadounidenses para maniobrar fuera del transbordador espacial. Así tendríamos la configuración más completa y eficaz.
  • Intravehicular, se utiliza en el despegue y en el aterrizaje y, sirve como medida de precaución por si ocurre una despresurización del vehículo espacial. Al contrario que el anterior no lleva mochila.

Ambos o, al menos estos nuevos modelos presentados contarán con sistema de soporte vital de hasta seis días en caso de emergencia.

En cuanto a los tejidos del traje está formado por varias capas y cada una de ellas de un material diferente.

  • Capa exterior: Normalmente es blanca o de material reflectante para disipar la mayor cantidad de luz y calor posible.
  • Capa de kevlar: Suele estar colocado en el interior y su misión es proteger los tejidos interiores de desgarros y de pequeña basura espacial que pudiera producir cortes o perforaciones con la consiguiente pérdida de presión.
  • Algodón: Es la parte interior para proporcionar un tacto agradable, evitar pérdidas de calor y absorber posibles sudoraciones del propietario.

Los trajes espaciales de hoy en día pesan unos 130 kilos, mientras que el de Emilio Herrera pesaba 127 kilos.

En el siguiente enlace podrán ver un vídeo resumen de la presentación de los trajes https://www.youtube.com/watch?time_continue=6&v=yj6LYpZosRU

Deja un comentario