Exposición ‘Les fous volants’.

La exposición Les fous volants, en una recopilación de tesoros fotográficos de la agencia Gamma-Rapho (1896-1982), presenta fotos de inventores y artistas anónimos de finales del siglo XIX hasta finales del siglo XX que trabajaron para realizar uno de los sueños más antiguos del hombre: volar. Para los afortunados que pudieran visitar la ciudad francesa, la exposición permaneció abierta al público hasta el 28 de abril en el Musée des Arts et Métiers de París. Se esperan nuevas ediciones.

‘L’homme volant’ (1969). © Keystone-France / Gamma-Rapho

En el primer piso del museo, en la galería, treinta fotografías de estos “voladores locos” muestran los rostros y los inventos de estos hombres que intentaron romper las reglas de la gravedad.

02/02/1936, el ‘Birdman’ estadounidense, Clem SOHN se posó en un avión justo antes de una exhibición de ala delta en el aeropuerto de Hanworth, en Inglaterra. Su traje está diseñado con dos alas que le permitirían volar por un tiempo y un paracaídas para aterrizar sin chocar.

Si bien algunos de estos inventos pueden parecer utópicos, todos demuestran una inventiva sin límite. Ornitópteros, esos ingenios para copiar el vuelo de las aves, se codean con los hombres voladores que corren con sus las alas abiertas.  

‘Otto Lilienthal’ (1896). © Keystone-France / Gamma-Rapho

Las máquinas voladoras híbridas están tratando de levantarse del suelo para alcanzar los cielos: bicicleta voladora, cohete volador, planeador triciclo, bicicleta alada, pero también autos voladores con alas extraíbles y locomotoras.  

‘Le vélo à ailettes’ (1935). © Keystone-France / Gamma-Rapho

Algunos empujan los límites de la miniaturización: el acertadamente llamado “Pou du ciel”, un pequeño avión en partes desmontables o el CriCri, el avión más pequeño del mundo, diseñado en 1973 por Michel Colomban, ingeniero de la CNAM. Junto a estas divertidas máquinas voladoras, descubrimos a los antepasados ​​de los helicópteros y planeadores que han dejado su huella en el espacio aéreo.

Compétition de cerfs-volants (1959). © Keystone-France / Gamma-Rapho

A pocos pasos, en las colecciones del museo, el visitante puede admirar la aeronave No. 3 de Clément Ader, la primera “más pesada que el aire” que se ha levantado del suelo, o el avión Blériot XI, que hizo el primer cruce del Canal de la Mancha por vía aérea en 1909.

‘Drôle d’oiseau’ (1933). © Keystone-France / Gamma-Rapho

Fuente de la noticia: página web del Musée des Arts et Métiers de París. Pueden visitarla pinchando en el enlace.

Deja un comentario