El hombre volador que cruzó el Canal de la Mancha

Hace unas semanas les contábamos el primer hombre que había cruzado volando el Canal de la Mancha, Luis Blériot hace 110 años conseguía esa hazaña y hoy, les contamos que esa hazaña se ha vuelto a repetir, eso sí un poco diferente que la primera vez, pero el entorno el mismo.

Franky Zapata pasará a la historia por haber cruzado el Canal de la Mancha el 4 de agosto de 2019 utilizando un Flyboard Air de creación propia, este artefacto es una combinación de tabla flotante y avión a reacción, basado en los flyboards que quizás alguno ha podido ver en alguna playa, lago o incluso a tenido la oportunidad de probar.

Flyboard

El Flyboard Air cuenta con 4 turbinas y, en caso de que una fallase, las otras 3 podrían compensar sin problemas la carencia. En caso de fallar dos de las turbinas descendería automáticamente hacia el suelo. Para mantener la estabilidad en el aire utiliza la misma técnica que un dron gracias a un ordenador que lleva integrado, que está conectado con un joystick que controla el piloto desde su mano. El combustible, queroseno, es transportado por el piloto en una especie de mochila amarrada a la espalda.

Flyboard Air

Al igual que Blériot, Zapata empezó fabricando piezas para luego crear su propia compañía.

Franky también quiso realizar su hazaña el 25 de julio para que coincidiera con la hazaña de Blériot, pero no pudo terminarlo con éxito debido a que como el Flyboard tiene una autonomía muy limitada, aproximadamente de 10 minutos, tiene que parar a repostar y la plataforma habilitada para el primer intento era muy pequeña por lo que terminó cayendo al mar, pero como dice el dicho quien la sigue, la consigue y, 10 días después con una plataforma más grande y una ruta ligeramente diferente conseguía cruzar el canal.

La distancia que recorrió fueron aproximadamente 35 kilómetros y necesitó 22 minutos para recorrerlos, con una parada entre medias.

Pero, ¿quién este hombre volador? Franky Zapata al igual que Blériot es francés, cuantas coincidencias ¿no?, su sueño era ser piloto de helicópteros, pero su daltonismo se lo impidió y se dedicó a las carreras de agua en las que ha sido dos veces campeón del mundo de jet ski (motos de agua).

Quizás dentro de unos años el siguiente que crucé el canal de la Mancha con una máquina nueva sea también francés, pero para ello tendremos que esperar.

Deja un comentario