Avances suborbitales: ¿Qué tipo de vuelo ofrece el turismo suborbital?

¿Sabías qué…? La línea de Kármán no siempre se ha establecido en 100 kilómetros tal y como fija hoy en día la FAA para la entrada al espacio. En los años 60 la NASA determinó el límite en 80 kilómetros, por lo que ciertos vuelos que sobrepasaron dicha altitud se calificaron como espaciales.

Cabe destacar que las naves espaciales utilizadas por Bezos y Branson son diferentes a los cohetes espaciales estándar, no tienen suficiente fuerza para entrar a la órbita.

Tras el cuestionado vuelo “suborbital” del multimillonario Branson por sus 86.200 metros de altitud de máxima en el vuelo, el competente ex propietario de Amazon Jeff Bezos, ha puesto en marcha su nave New Shepard, la cual ha llegado a superar la línea de Kármán (100 km).

La nave del Blue Origin cuenta con un cohete suborbital reutilizable con una cápsula presurizada en el extremo superior, permitiendo un vuelo vertical durante poco más de diez minutos de operación gracias al tren de aterrizaje del cohete.

En este tipo de viaje se asciende de una forma rápida y se cae rápidamente sin necesidad de hacer reentrada a la atmósfera, que suele ser lo más peligroso en todos los vuelos espaciales.

La tripulación nombrada en este primer viaje suborbital comercial se ha encontrado durante cuatro minutos en ingravidez de los once minutos que dura el viaje en total.

En los vuelos suborbitales gracias al impulso lateral inicial de la nave se genera una fuerza que se opone directamente a la gravedad de la Tierra, de modo que generalmente se sigue una trayectoria curva, cayendo constantemente hacia el planeta pero nunca acercándose más.

Sin embargo, los cohetes que no poseen suficiente energía para alcanzar la órbita como los de Bezos o Branson, seguirán una trayectoria parabólica, subiendo y bajando una y otra vez, siendo de corta duración, y ofreciendo aún así a los pasajeros una vista fascinante de la Tierra. 

De manera conceptual, los vuelos que realizan Branson y Bezos son similares a los de una pelota de béisbol que se lanza al aire; cuánto más rápido se lance la pelota de béisbol, se elevará más alto y permanecerá más tiempo en el aire.

El vuelo de Bezos se realizó con homenaje al 52º Aniversario de la misión Apolo 11, sumándose a su vez al elogio hacia Alan Shepard, el primer estadounidense en ir al espacio.