Aeronaves contra incendios

Ahora que es época de calor y en consecuencia y por desgracia de mayor probabilidad de que se produzcan incendios es normal ver hidroaviones o helicópteros haciendo maniobras o yendo a ayudar en la extinción de un fuego.

Las aeronaves utilizadas son aviones de ala fija o helicópteros y pueden volar desde el amanecer hasta el ocaso, normalmente 14 horas.

En concreto los medios con los que cuenta el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para combatir los incendio en las distintas comunidades autónomas son:

Aviones anfibios de gran capacidad: CL-215T y Bombardier 415, diseñado específicamente para incendios forestales pudiendo operar tanto desde tierra como desde el agua, tardan 12 segundos en recoger 6 toneladas de agua y aproximadamente 2 segundos en soltarla sobre la zona afectada.

Aviones de carga en tierra: Air Tractor 802F, es el avión más utilizado en España en extinción de incendios forestales. Por su gran maniobrabilidad es muy útil y efectivo en la lucha contra incendios. Puede descargar agua con retardante a largo plazo., pueden cargar hasta 3000 litros en tres minutos.

Aviones anfibios de capacidad media: Air Tractor 802 Fire Boss, avión mixto de carga en tierra-anfibio, es la versión anfibia del AT 802 F, dotado de 2 flotadores que le permiten realizar cargas en masas de agua y en 30 segundos es capaz de cargar 3100 litros.

Helicópteros de transporte de brigadas: Bell 412 y PZL W3A Sokol, Helicópteros de tamaño medio ideales para el transporte de brigadas y su apoyo mediante las descargas de agua.

Helicópteros bombarderos KAMOV: Kamov K32A 11 BC, Helicóptero bombardero con helibalde de 4.500 litros, helicóptero muy valorado en extinción de incendios por su capacidad de descarga, maniobrabilidad y potencia

Helicópteros de observación: BK -117, helicóptero de coordinación y observación

Aviones de comunicaciones y Observación: Vulcanair P-68 Observer y Reims / Cessna 337G Skymaster, Utilizado en operaciones de vigilancia, observación de incendios, transmisión de imágenes y labores de coordinación de los medios aéreos que participan en el incendio forestal.

Unidades Móviles de Meteorología y Transmisiones: Mercedes Sprinter 313 CDI, 4×4 tracción integral, vehículo de apoyo a la dirección de extinción y labores de vigilancia

Los hidroaviones pueden cargar pueden cargar agua en tierra o directamente en lagos ríos, embalse o en el mar, además el agua puede ser mezclada con aditivos, el agua puede recogerse durante el amerizaje esta operación debe hacerse en movimiento, mientras el avión navega sobre la superficie del agua a unos 60-70 nudos. Esto permite el completo llenado de los depósitos en tan sólo 12 segundos, para lo que se necesita una distancia de entre 600 y 1000 metros dependiendo de factores variables como las condiciones del viento, el peso de la aeronave o la altitud de la zona de amerizaje. El área para la carga de agua debe tener una profundidad mínima de 120 centímetros, y en el caso del mar no es seguro realizar la maniobra con olas de más de un metro de altura.

Por el contrario, si los helicópteros van equipados con el Bambi Bucket (el cono gigante que llevan los helicópteros para cargar agua) no deben realizar cargas de agua en el mar pus a parte de los daños nada despreciables que genera el agua salada tanto en los motores como en las palas, el oleaje puede desestabilizar el helicóptero al arrastrar el bambi por lo que, salvo en casos de emergencia vital, se desaconseja totalmente la carga de agua en el mar.

Por otro lado, en España existe una unidad del Ejercito del Aire que puede actuar durante los 365 días del año y es el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas con base en Torrejón de Ardoz, Madrid, cuya misión principal es la extinción de incendios forestales, está formada por 18 aeronaves (14 aviones Canadair CL-215T, cuatro Bombardier CL-415) y, durante la Campaña de Verano (15 junio a 30 de septiembre) se despliegan en hasta 7 destacamentos Santiago de Compostela, Talavera la Real, Salamanca, Zaragoza, Albacete, Málaga y Pollensa.

Hay que recordar que las persona que están al mando de esas aeronaves están hechas de otra pasta, como se suele decir, pues en esas situaciones sufren un elevado nivel de estrés ya  que las condiciones para realizar el vuelo no son las más idóneas, además tienen muy poco margen de error pues de su “puntería” se debe que se estabilice un incendio, también hay que tener en cuenta que cuando realizan esas maniobras vuelan muy bajo y con baja visibilidad debido al humo haciendo que cada suelta de agua o lanzamiento sea toda una hazaña y que un pequeño fallo en cualquier otra circunstancia podría pasar desapercibido, pero en estos casos puede derivar en consecuencias fatales, como son las colisiones contra cables de alta tensión por falta de visibilidad o la pérdida de control de la aeronave tras el lanzamiento de agua, pues es un pérdida de peso muy brusca.

Por último, entrando en su manera de actuar, existen distintos tipos de lanzamientos en el caso de los aviones, entre los más comunes están:

  • Directos, cuando se descarga el agua sobre el frente de llamas, se realiza para que el incendio disminuya su poder calorífico y así poder frenar su propagación.
  • Indirectos, normalmente es delantero y se realiza para enfriar las zonas antes de que llegue el fuego.
  • Cabeza, se realiza sobre la cabeza del foco y la intención es parar el avance del incendio hasta que llegue el personal de tierra
  • Apoyo a cortafuegos
  • Lanzamiento a discreción, cuando la aeronave es la primera que llega a un incendio y aún no hay ninguna estrategia, por lo que se deja a criterio del piloto los lances de agua.
  • Lanzamiento a un flanco y lanzamiento de refresco de perímetro, ambos dos son de ayuda para el personal de tierra, el primero para bajar la intensidad de las llamas antes de que lleguen los efectivos terrestres y, el segundo cuando el incendio empieza a estar controlado para así refrescar la zona y evitar que se reactive.

Deja un comentario