¿Por qué apuntar con un láser a un avión es tan peligroso?

Pues bien, la respuesta es porque los láseres de alta potencia pueden ocasionar ceguera temporal, puntos negros, desorientación y daño permanente a la retina.

Primero empezaré comentando que no todos los láseres son peligrosos en  función de la clase a la que pertenezca

  • Clase 1. En la etiqueta debe poner: Producto láser de clase 1, estos láseres son seguros en todas las condiciones de utilización razonablemente previsibles.
  • Clase 2. Etiqueta: Radiación láser. No mirar fijamente al haz. Producto láser de clase 2. Estos empiezan a tener efectos negativos sobre la salud si se apunta a alguien directamente con él debido a que su potencia ya se encuentra entre 1 y 5 mW.
  • Clase 3R. Etiqueta: Radiación láser. No mirar fijamente al haz. Su visión directa al haz de es potencialmente peligrosa, necesitan menos requisitos de fabricación y medidas de control por parte del usuario que los láseres 3B.
  • Clase 3B. Etiqueta: Radiación láser. La exposición al haz es peligrosa. Su potencia va entre los 5 y 500mW. La visión de reflexiones difusas es normalmente segura.
  • Clase 4. Etiqueta: Radiación láser. La exposición de los ojos o la piel a la radiación directa o difusa del haz es peligrosa. Producto láser de clase 4. Su potencia es igual o superior a 500mW, pueden producir reflexiones difusas peligrosas, quemaduras en la piel. Se necesita extrema precaución en su utilización

 Dentro de las últimas tres clases, los que necesitan una formación adecuada para su manipulación, son los que se están usando para apuntar a los aviones. Normalmente su haz de luz es de color verde cuya potencia es mucho mayor que los láseres rojos, estos últimos en general no tienen ningún riesgo para la salud. Por otro lado, en la cabina de un avión de noche el piloto  es más sensible a la luz verde y amarilla, mientras que la roja aunque tenga la misma potencia, es más atenuada y provoca menos distracciones.

También hay que tener en cuenta que un rayo láser infrarrojo o ultravioleta no representa riesgo visual para los pilotos, ya que no lo pueden ver. Pero si estos tienen una elevada potencia puede dañar su retina, por lo que el hecho de que no pueda verse impide que el piloto pueda evitarlo.

La dimensión del haz de luz de láser en la atmósfera va creciendo haciendo variar su diámetro desde el suelo y si la proyección es de forma pulsante su efecto es aún peor en el piloto.

Otro de los motivos que hace que se ciegue el piloto son las imperfecciones que haya en el cristal haciendo que su resplandor aumente.

La dirección relativa al avión también es un factor importante, pues si le impacta de frente es más probable que distraiga al piloto que si impacta en la cabina de forma lateral y, en el caso de que lo distraiga es menos probable que ciegue a los dos pilotos.

Las fases de vuelo en las apuntar con un láser al avión es más peligroso son en las de despegue y aterrizaje, por la posición en la que se encuentra el avión y por la alta carga de trabajo a la que están expuestos los pilotos durante esas maniobras

Si un piloto se ve afectado, el procedimiento es entregarle los controles al piloto que no ha sido afectado ya que es muy complicado que todos los miembros de la tripulación se vean afectados. También lo notificará de forma inmediata al control de tráfico aéreo y estos informarán a los cuerpos de seguridad, para que puedan detener a los sujetos.

En algunos países existe pena de cárcel y grandes multas para aquellos que se les ocurre la brillante idea de apuntar con un láser a un avión.

Pueden encontrar vÍdeos bastante ilustrativos en internet de cómo se ve en una cabina de avión cuando apuntan con un láser.

Deja un comentario