Los aviones caza-tormentas

Los huracanes causan estragos todos los años, y para intentar predecir el comportamiento de los ciclones tropicales, conocer su categoría, trayectoria, velocidad y toda la informacióntornado-060 necesaria que se aporta a la comunidad para que se prepare ante el paso de un fenómeno atmosférico y minimizar los daños, es donde entran en juego los cazadores de huracanes.

Los cazadores de huracanes, es el nombre con el que se conoce a los escuadrones de reconocimiento aéreo, cuya misión es investigar y analizar in situ datos meteorológicos. Estos cazadores o rastreadores de tifones, se han conformado con aeronaves y tripulación de la Marina, de la Fuerza Aérea y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

El reconocimiento de huracanes se lleva a cabo por dos agencias del gobierno de Estados Unidos

  • Reservas de Fuerza Aérea de EE.UU, el Escuadrón 53 de Reconocimiento Meteorológico.
  • Aviones del Centro de Operaciones del NOAA

Ambos trabajan en la cuenca del Atlántico (Océano Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe) y en el Pacífico Nororiental y central según sea necesario.

El Escuadrón número 53 de Reconocimiento Meteorológico de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos es la única organización del Departamento de Defensa de ese país que todavía vuela dentro de las tormentas tropicales y los huracanes desde 1944.

Tiene su base en la base militar de Keesler, Misisipi y, mantiene una flota de diez aviones de WC-130. Estas aeronaves de carga han sido modificadas para llevar instrumentos para medir el viento, presión, temperatura y el punto de rocío, así como la caída de sondas y cuenta además con la capacidad de hacer otras observaciones.

ccbef0ffdb6fa513958e617f306ef99a_xl

La NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) se encarga de estudiar cómo son los huracanes y de ayudar a los científicos a obtener un mejor conocimiento de los procesos que se generan en estas tormentas mejorando los modelos predictivos del tiempo.

Cuenta con una flota de aviones integrados en una delegación conocida como OMAO (Office of Marine and AviationOperations), que es capaz de operar en todo el mundo y con una amplia gama de recursos para el reconocimiento de huracanes e investigación de los mismos. Su centro de operaciones está en la Base Aérea MacDill en Tampa, Florida.

Para realizar esta tarea, la NOAA confía principalmente en sus dos P-3 Orion (“Kermit” y “Miss Piggy”) y en el gulfstream G-IV (“cazador de tormentas”).

El P-3 Orion, está equipado con instrumentos capaces de realizar mediciones de distintas variables, como pueden ser  la presión, temperatura, dirección y velocidad del viento, proporcionando una visión detallada de la estructura de la tormenta y su intensidad.

300px-orion-usnavy-750pix

El  está modificado de su versión original, para volar con científicos y miembros de la tripulación a 45.000 pies alrededor de los ciclones tropicales. El avión fue modificado para colocar instrumentos llamados “dropsondes” para medir la presión de la velocidad del viento, la presión barométrica, la humedad y la temperatura a medida que caen a la superficie del océano.

gulf4spext

Se dice que, gracias a una apuesta entre un teniente coronel y sus estudiantes, en la que terminó demostrando que con su nave AT-6 fue capaz de enfrentarse a un huracán y atravesarlo sin problemas, en el año 1943, comenzó esta profesión, a la cual hay tanto que agradecer, por haber personas que quieren arriesgar sus vidas para salvar a los demás con sus predicciones.

Deja un comentario