La FIO y la SAE con el 80 aniversario del vuelo Manila-Madrid

La historia de la aviación esta llena de intrépidos aventureros que buscando expandir las fronteras del ser humano.

En 1926 dos españoles, Eduardo Gonzalez-Gallarza y Joaquin Loriga completaron el primer vuelo que unió Madrid con Manila. 10 años después, dos filipinos, hijos de familias españolas, quisieron conmemorar el aniversario realizando el mismo viaje, pero en sentido inverso: De Manila a Madrid.

Recorrido

Durante su periplo tuvieron que superar diversas dificultades: Desde las burocráticas, como conseguir los permisos para sobrevolar los distintos países, climatologías o de averías diversas que sufrió el avión.

Un camino de 16.615 kilómetros, para el que, inicialmente, pensaban emplear 31 etapas. Pero las dificultades anteriormente mencionadas les llevaron a emplear 44 días en la consecución de su gesta.

Retrasos burocráticos con el gobierno francés de Indochina, terribles lluvias que les tuvieron 10 días en Hong Kong… e incluso, cuando llegaron al aeropuerto de Barcelona tras el agotador viaje, no había nadie esperándolos: Ellos anunciaron su llegada, desde Francia, a las 10 de la mañana, pero nadie, ni pilotos ni autoridades de la ciudad condal cayeron en la cuenta de la diferencia horario, por lo que los pilotos llegaron a las 9, sin nadie esperándoles.

Mas tarde, volaron hasta Madrid, donde se les declaro “Huéspedes de honor”. El día siguiente a su llegada Calvo Sotelo era asesinado, y el ambiente político se tornaba cada vez más enrarecido. 5 días después comenzaba el golpe militar y la guerra civil española, dándose por cancelados todos los actos previstos como homenaje a los pilotos y su hazaña.

Ambos salieron vía marítima, al igual que su avión. Pero el carguero que transportaba el vehículo fue atacado, y hundido, por el bando nacional, perdiéndose para siempre en el fondo del Mediterráneo.

 

 

Para conmemorar tan celebre acontecimiento en su 80 aniversario, la FIO y la SAE organizan, el 3 de Julio, una conferencia sobre tan trepidante viaje. Allí nos vemos!

Deja un comentario