José Ángel Ávila, inventor del año.

Este madrileño ha sido distinguido como inventor del año por la oficina de patentes EPO, en el ámbito de investigación por desarrollar junto con su equipo (Lestarquit, Hein, Ries e Issler), la señal de radio del sistema de navegación satélite Galileo.

El principio de funcionamiento de Galileo es básicamente el mismo que el de sus homólogos GPS y Glonass, los satélites emiten señales que contienen un mensaje de navegación, que indica la posición exacta del satélite y el momento en que fue enviado.

El navegador, al recibirlo, calcula la distancia por el tiempo transcurrido y triangula su posición con diferentes satélites. La gran ventaja de Galileo es que utiliza señales nuevas que han incorporado en su diseño todos los avances tecnológicos en comunicaciones de las últimas décadas.

Según José Ángel Ávila, el desafío fue crear un tipo de señal de radio compatible con los otros sistemas. «Compatibilidad quiere decir que los sistemas coexisten sin interferirse. Son capaces de funcionar en la misma banda y frecuencia sin interferirse ni degradar sus respectivos servicios».

Resultado de este trabajo fueron dos revolucionarias señales, AltBOC y CBOC, basadas en el principio del multiplexado en el dominio del código. Galileo es interoperable con GPS: «Un receptor puede combinar las señales de las dos constelaciones de manera transparente para el usuario».

En la actualidad, la constelación Galileo ya cuenta con 18 satélites, todos ya en órbita. En los próximos años se lanzarán nuevos satélites, que mejorarán la disponibilidad de Galileo en todo el mundo. Se espera que en 2020 la constelación esté completa (30 satélites) y Galileo alcance su plena capacidad operativa.

Desde la Sociedad Aeronáutica Española nos gustaría felicitar tanto a José Ángel Ávila como a su equipo, por este gran logro.

Deja un comentario