ARTÍCULO DESTACADO: Impedir el desguace del Convair Coronado EC-BZO

El Convair Coronado CV-990 EC-BZO es un reactor comercial perteneciente a la conocida compañía chárter Spantax. Hasta su quiebra definitiva en 1988, el Coronado fue el último avión en servicio de la compañía, que actualmente permanece en un apéndice de la zona este de la Base Aérea de Son Sant Joan.

En la actualidad quedan en el mundo sólo 4 ejemplares de este modelo: dos en el aeropuerto de Mojave (ex NASA y ex APSA), uno en el Museo del Transporte Suizo de Lucerna -en impecable estado de mantenimiento- y el EC-BZO en la Base Aérea de Son Sant Joan, en Mallorca.

Tan solo se construyeron 38 unidades del CV-990, aún siendo tecnológicamente muy superior a otros dos modelos de aviones muy conocidos de aquella época: Boeing B-707 y Douglas DC- 8. Estructuralmente era considerablemente mejor debido a su origen militar.

Entre algunas de sus innovaciones destacan:

  • Ser, en su momento, el avión subsónico comercial más rápido del mundo, siendo capaz de transportar 120 pasajeros a una velocidad cercana a los 1000Km/h y con una autonomía máxima de 8600 Km.
  • Ser el primer avión en ser desarrollado en torno a un sistema “Anti-Skid” o anti deslizamiento, lo que en los coches se conoce como ABS.
  • Ser uno de los pocos aviones que contaba con un paquete de frenos en el tren delantero.
  • Ser uno de los primeros aviones en incorporar depósitos integrales sellados con el novedoso sistema adhesivo Scotchweld de 3M, con el cual las fugas de combustible eran inexistentes y los costes de mantenimiento asociados se reducían considerablemente.

A pesar de lo novedoso, a nivel económico reportó muy malos resultados para General Dynamics, en parte por el rechazo de American Airlines, que había especificado que necesitaba una aeronave que pudiera volar sin realizar escalas de costa a costa (Nueva York- Los Ángeles), llegando a cancelar varios pedidos. Aunque Convair rediseñó el modelo ajustándose a las exigencia que se le pedía, al momento de la presentación ya existía el Boeing 727, suponiendo el fracaso financiero que terminó de hundir a la compañía.

La aeronave está declarada como bien catalogado, por lo que representa para la historia de España y, en particular para las Islas Baleares: ingresos, atracción turística, mayor accesibilidad al turismo mediante los precios más bajos del chárter-IT, etc.

Sin embargo, es posible que no haya un “final feliz” para el EC-BZO. En diciembre de 2016, la Comisión de Patrimonio Histórico del Consell Insular de Mallorca (CIM) inició los trámites para dejar sin efecto la declaración como bien catalogado. Si finalmente se acuerda eliminar esta protección jurídica, el Ejército del Aire procederá a su desguace, pues alega que ocupa parte de sus instalaciones y obstaculiza sus operaciones.

Tomás Cano toma buena nota de la situación en preferente.com, donde comenta la desdicha del Convair Coronado CV-990 EC-BZO:

Actualmente se habla en política de “memoria histórica” y, salvando las distancias, esto es precisamente lo que intentan un grupo de personas en Mallorca: salvar el último Coronado, que se encuentra tirado en el aeropuerto de Son Sant Joan, para que no acabe como chatarra y se perpetúe como parte de nuestra historia turística. Bajo el nombre de “Asociación Amics de Son Sant Joan”, este grupo lleva luchando desde 2009 para que el avión sea restaurado y exhibido en un lugar bien visible del aeropuerto de Palma de Mallorca. En 2010 fue el promotor que logró que el avión fuese declarado un año después bien catalogado por el Consell Insular de Mallorca. Hoy en día, se sigue trabajando para conseguir apoyos y ayudas, no sólo para evitar su desguace, sino para dejarlo de nuevo reluciente.

Este avión, el Convair Coronado 990, está en el Museo de Transportes de Suiza, país este que cuenta con verdaderos políticos, y personajes que entienden que ese avión hizo historia en Swissair. No existe ya en la memoria de los hoteleros mallorquines, de los grandes hombres del turismo balear, un recuerdo de la importancia que tuvo para las islas la compañía Spantax, una gran compañía aérea que contribuyó a crear la grandeza que hoy tiene el sector turístico en España, y me atrevería a decir más, Spantax creó la escuela de muchos de los grandes profesionales de la aviación española.

Pero como dijo un filosofo griego, “nada hay en el mundo tan común como la ignorancia y los charlatanes”. La sociedad de las Baleares está y estará en deuda con Spantax y con ese avión que abrió los más importantes mercados del turismo europeo.

Nuestros políticos no quieren historia, los grandes del turismo no lo recuerdan, mientras otros países como Suiza nos dan una lección de historia.  Como dijo mi querido Oscar Wilde “El único deber que tenemos con la historia es rescribirla”.

Algunas plataformas ya se han puesto en marcha y están recogiendo firmas para impedir el desguace del avión. La Sociedad Aeronáutica Española, como amante y defensora de la historia y la cultura aeronáutica en España, no puede hacer sino tomar parte activa de esta

Deja un comentario