De Star Trek al avión impulsado con viento iónico

Investigadores del MIT (Instituto de Tecnología de Massachussets) han conseguido un nuevo logro para el mundo de la aeronáutica.

9 segundos, eso es lo que ha durado el vuelo de un pequeño aeroplano de ala fija de 2,45 kilogramos y que funciona gracias a unas baterías y un transformador de alto voltaje, propulsado por un motor de iones, ¿y qué tiene de especial este motor? pues que no tiene partes móviles y no necesita combustión, es todo un avance para el ámbito del medio ambiente, en cuanto a la reducción de ruidos y emisión de gases de efecto invernadero.

Su funcionamiento se produce por la utilización de viento iónico como propulsión, electrones colisionan con las partículas de aire que tienen en torno a sí mismos, este choque produce que se “desprendan” electrones que siguen chocando con otras, y estas otras con otras y así sucesivamente. Esto produce moléculas ionizadas que mediante un campo eléctrico pueden ser acelerados y así producir viento iónico y hacer que el pequeño aeroplano vuele.

Por el momento, es capaz de mantener el vuelo a lo largo de 60 metros y a una distancia de casi medio metro del suelo.

Según indican los investigadores del MIT que han participado en el proyecto, el futuro más cercano de este sistema es aplicarlo a pequeñas aeronaves y drones, ya que su sistema es muy complejo y el poderlo usar en aeronaves “convencionales” es decir, de transporte de pasajeros y mercancías es muy difícil, ya que estas aeronaves pesan mucho y el empuje que necesitan es más que el que este nuevo sistema podría ofrecerles, a pesar de todo, no descartan su aplicación en modelos híbridos.

Por último y como dato anecdótico, según algunos artículos han publicado, la idea de este prototipo se debe al sueño de un niño, ahora investigador del MIT, de ver en la televisión como las aeronaves de Star Trek, sin partes móviles, eran capaces de volar y querer llevar esa idea a la realidad.

 

Deja un comentario