AEROEMPLEO: La Sociedad Aeronáutica Española analiza la competencia entre Hyperloop y aviación comercial

La Sociedad Aeronáutica Española, con motivo de la celebración de la Feria de Aeroempleo en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE), ha participado en una mesa redonda junto con otras empresas del sector para debatir acerca de la posible competencia del sistema Hyperloop con la aviación comercial. El representante de la SAE para este evento, Juan Manuel Gallego, ha destacado algunos aspectos estratégicos de ambos modos de transporte junto con representantes de Ineco y de The CT Engineering Group.

Desde su presentación en verano de 2013 por parte de la tecnológica SpaceX, liderada por Elon Musk, el sistema Hyperloop ha ido cobrando protagonismo en el panorama del transporte de personas a nivel mundial, siendo una de las grandes expectativas para el medio y corto plazo. El sistema, consistente en unas cápsulas que viajan en el interior de tubos de acero a muy baja presión, sería capaz de alcanzar velocidades de hasta 1.200 km/h, lo que supondría cubrir la distancia entre Madrid y Barcelona en 30 minutos. Otra de las ventajas que resaltan sus creadores es el bajo consumo energético, procedente en gran parte de energías renovables.

En este ámbito, queda patente que la irrupción de un nuevo actor en el mercado del transporte de pasajeros supondría un nuevo competidor con el segmento de la aviación comercial. Sin embargo, a falta de que esta propuesta gane todavía madurez, son muchos los matices a analizar, tanto desde el punto de vista tecnológico como desde el punto de vista financiero. Juan Manuel Gallego tomaba buena nota de ello durante la mesa redonda, apuntando a que “la innovación en cualquier ámbito del transporte es siempre bienvenida y desde el sector aeronáutico deberíamos ser partícipes de este desarrollo tecnológico”. Sin embargo, matiza,  “debemos ser prudentes y confirmar que la viabilidad operativa y económica es la que se propone en los documentos preliminares”.

Precisamente, uno de los grandes retos que presenta la implantación de este sistema en España es su complicada orografía. “España es el país más montañoso de Europa” – decía Juan Manuel Gallego – “por lo que las posibilidades en cuanto a rutas quedan muy limitadas”. Analizando a fondo la rentabilidad de rutas muy transitadas, como el Madrid – Barcelona, las previsiones son demasiado optimistas y la inversión acabaría corriendo a cargo de las instituciones públicas, quienes ya han destinado grandes cantidades a las líneas de alta velocidad. “Por lo tanto, extrapolarlo a otras rutas sería aún menos rentable y carecería de sentido”, sentenciaba.

La Sociedad Aeronáutica Española no pudo terminar su ponencia sin animar a todos los estudiantes allí presentes a confiar en el sector aeronáutico y a dedicar su esfuerzo y conocimientos para que pueda seguir desarrollándose como hasta ahora.

 

Deja un comentario