15 años sin el Concorde, un hito en la historia de la aviación comercial

¿Te imaginas volar de Madrid a Nueva York en unas tres horas? Esto en 2018 no es posible en un vuelo comercial, pero en 1976 era una realidad con el avión Concorde.

Pero, ¿por qué hace 40 años sí y ahora no? Se podría decir que el principal motivo es la economía. Costear el Concorde supuso una inversión económica de 3.000 millones de dólares y afrontar cada uno de sus vuelos era algo muy poco rentable. Pérdidas de dinero que las aerolíneas a día de hoy no están dispuestas a afrontar.

 

Este aparato no solo era rápido, sino que poseía una estética que enamoraba. Tanto es así que unos empresarios de Valladolid no dudaron en alquilar un flete para llevar de garbeo a los empleados hasta las Canarias. Además, gente como Phil Collins o Sting eran asiduos usuarios, llegando incluso a utilizarlo para llegar a conciertos en los dos continentes en el mismo día.

Un prodigio de la ingeniería fruto de la carrera científica y tecnológica entre los dos bloques de la Guerra Fría, y que terminaría desahuciado en 2003, lo cual supuso el fin del primer avión a reacción supersónico de uso comercial.

Aunque ya no es posible viajar a bordo del Concorde, hoy en día sí es posible visitar los 18 ejemplares que aún existen en 16 museos que están repartidos por Europa, Estados Unidos y las Islas Barbados.

Deja un comentario